LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE


1 comentario

El Sabor del Arte de Marisol Cavia

El Sabor del Arte de Marisol CaviaEl Sabor del Arte de Marisol Cavia

Bitter ChocolateEl texto de Ana de la Robla

Bitter Chocolate – El Sabor del Arte de Marisol Cavia

Anuncios


4 comentarios

LUCRETIA EN EL CONGRESO DE BATH (4). Las circunstancias fuerzan la azarosa salida de Bath en el auto de Pritam. Por Mariano Gómez de Vallejo.

 

DAY  8

 

      El previsto “Desayuno en la hierba”, tras la tormenta, se hizo en el interior .

     Curiosamente, cuando el Curator Chef of Imperial Vestiges Museum of Chandigar Mr. Pritam Nadir Khan llevaba un buen rato disertando sobre “La Influencia Isabelina En La Arquitectura Colonial Del Punjab”, el aforo del salón de actos se fue rellenando por sus numerosos huecos habidos tras la “deserción” (o habría que hablar de “estampida”) de congresistas, de neutras caras nuevas.

    Tras el breve receso se pasó a la penúltima ponencia:

“The problem of rehabilitation monarchy and its effect on the national Heritage”
by Ned Ludd

     Ned Ludd comenzó su exaltado diserto de un modo realmente radical:

    “No hay posibilidad alguna de rehabilitación para la monarquía: Tras descabezarla no cabe cirugía alguna de reimplantación….”

   Automáticamente saltaron a la tribuna todos aquellos infiltrados del patio de butacas… Sus neutras caras se habían tornado rostros mecánicamente duros. En un santiamén, algunos pistola en mano, y ante un público atónito, atraparon y maniataron con esposas-precinto de plástico negro al ponente Ned Ludd. Tras ello acallaron sus tremendos gritos de indignación amordazándole con cinta adhesiva.

   Como desde las butacas comenzó a protestar Lord Chambelain, quien con su ponencia “THEFT OF HERITAGE AS COMPULSORY CLEPTO-FINANCIAL SPONSORSHIP STRATEGY. ” (El Robo De Patrimonio Como Estrategia De Sponsorización Cleptofinanciera Forzosa) iba a ser el siguiente en intervenir, los agentes secretos saltaron sobre él deteniéndole y amordazándole también.

    Rápidamente se llevaron a ambos casi en volandas hacia un furgón negro que les esperaba por la puerta de servicio del hotel desapareciendo a toda velocidad.

      Realmente –comentaron Annick y Lucretia, con amarga ironía- esto, definitivamente, clausura el congreso!

     Con un ambiente que pareciera de golpe de estado, con las noticias nacionales distraídas con temáticas secundarias, intrascendentes… “Un gato rescatado en un árbol en Edimburgo” …., “el nuevo plan de horticultura doméstica orientada a la tercera edad”…., “la liga infantil de cricket”…

     Pero el hecho es que se habían cancelado todas las reservas: no salían los trenes, permanecían cerradas gran número de gasolineras y puntos de recarga, no despegaban los aviones, al parecer tampoco zarpaban los barcos….

     Annick no sabía que hacer, su vuelo salía a primera hora de esa tarde de la vecina Bristol; pero en esta ciudad los disturbios habían “justificado” su “estado de sitio”; al parecer el aeropuerto permanecía e iba a permanecer cerrado. Le aseguraron que tampoco ningún taxi se aventuraría a llevarla al aeropuerto; además las comunicaciones radioeléctricas y telemáticas comenzaban a estar prácticamente inoperantes. Reinaba una enorme confusión, todo parecía una guerra de rumores.

    Lucretia pensaba salir para Oxford tras el almuerzo; pero tampoco sabía a ciencia cierta como.

    Finalmente, -pensaron- ¡al menos comeremos algo!

    Por lo que,  se encaminaron al lunch final donde volvieron a coincidir con Pritam y Erikka .

 

    Un Pritam extremadamente tranquilo, al que pareciera no afectar la situación retomó la palabra dirigiéndose a Annick:

    -Misis Le Bellec, ayer no encontré el momento pero permítame que le diga que yo soy un gran admirador de sus trabajos. Me impresionó mucho su investigación sobre: Les Chevaliers paysans de l’an mil au lac de Paladru”.

         -Si fue mi trabajo de tesis doctoral.. ¡Hace ya tanto tiempo!..

     –Ah sí, -intervino Erikka- había una película, un musical, donde se citaba esa tesis…-

      -No me hable! No me hable, por favor!  – A Annick aún parecía irritarle que un entonces conocido director de cine francés, a finales del siglo XX, hubiera bromeado sobre la elección de este tema como tesis doctoral[1].

       -Pues a mí me encantó su trabajo -reiteró Pritam. Me interesa mucho todo aquello que tenga que ver con el palafito, con la cultura palafitaria.

      Annick, no encontrando otra cosa que hacer mientras pensaba que ya a esa hora tendría que estar facturando en el aereopuerto de Bristol… pasó a comentar el contenido de su antiguo trabajo y en sus palabras se “veía” que  aún le quedaba la suficiente pasión como para describir,  vívidamente, la reconstrucción imaginaria de la palafítica fortaleza; la misma que “sus” ideales “caballeros-campesinos” habían construido en el lago, frontera y estratégico bastión de defensa del Sacro Imperio[2]. Fortaleza que acabó sumergida por la subida del nivel de las aguas para ser descubierta casi un milenio después.

      Lucretia, al volver a reparar en el turbante de Mr. Pritam, esa mañana de un ritual color azafranado, no pudo evitar relacionar su interés por el tema dada la analogía simbólica del palafito con Templo Dorado, el santuario mas importante del culto sij, construido en medio de un lago…..

      Volvieron a abordar su situación de “retenidos” en Bath; por lo que se decía la cosa no tenía visos de mejorar…..

     Pero tras las preliminares distensiones surgió la propuesta de Mr. Pritam:

     -Como yo he de regresar a Hampstead, si les parece, pueden acompañarnos… A Vd., Lucretia, podríamos dejarla en su próximo destino, en Oxford y a Vd. Annick, tal vez desde Londres tenga mas posibilidades de coger el tren hasta “el continente”; si no,  se puede quedar en mi casa…

  La verdad es que no parecía haber muchas mas opciones.

    Tras acomodar el equipaje en el amplio maletero. Se montaron en el coche de Mr. Pritam.

      -Un coche muy apropiado para un mantenedor de patrimonio! Es un Bentley clásico no?- Preguntó Annick.

Imagen

Armstrong Siddeley  “Sapphire 346”

    – Es un coche clásico pero no es un “Bentley” , aunque en algo se le parece: es un Armstrong Siddeley, es el modelo “Sapphire 346” de  1955; todavía con todas las piezas originales.- Dijo, con una nota de orgullo, Mr. Pritam.

   Pero claro, consumía esencia también a la vieja usanza. A poco de salir hubieron de ir pensando en el repostaje y, con las vías principales cortadas habrían de tomar regionales para intentar llegar a Chipenham y retomar la ruta de Oxford.

    De momento el viaje no era del todo desagradable. El coche venía a ser una burbuja que no sólo los aislaba del tiempo poco clemente aún, si no que también parecía aislarlos del discurrir del tiempo de la historia. Llegado un momento Pritam llevó la conversación de nuevo a aquellos temas que Annick dominaba: La cultura neolítica de la vieja Europa, los mitos célticos… La Terrenal Diosa; la Diosa Madre, Abeja, Pájaro, Montaña y Serpiente…

    Aunque estaba sentada tras ella, Lucretia, observaba oblicuamente a Erikka Krakken; desde la noche anterior en la cena no dejaba de pensar que parecía haber en ella una cierta esencia pulposa. No pudo evitar imaginársela con su ventosa cualidad aferrándose en extraña cópula ….Pregunto:

      -Es curioso su apellido, Erikka. ¿De donde le viene Kraken?

      -Es un seudónimo -Dijo Erikka.

      -Ah!-Exclamó Lucretia.

    -Fui performer……..Artista performer, hace unos años, y necesitaba un nombre con mas adherencias “chupópteras”….

   – Vamos a ver si ya funciona la radio –dijoErikka- ….Ah! …Ahora….Sí! …¡Y en analógico! En las noticias se hablaba claramente de abrogar la ley dinástica…¡Quieren  calmar a la plebe!…..Buscó música encontrando una emisora de típica música angloamericana de un estilo años 40-50, al poco, los americanos Pat Ballard & the Chordettes sonaron con su frívolamente alegre canción Mister Sandman:

   Annick y Erikka la corearon acompañando las síncopas voces en swing:

(Para oir “clickar”, luego volver post)

Mister Sandman, bring me a dream

Make him the cutest that I’ve ever seen

Give him two lips like roses in clover

Then tell him that his lonesome nights are over

 

Mister Sandman, I’m so alone

Don’t have nobody to call my own

Please turn on your magic beam

Mister Sandman, bring me a dream

 

Mister Sandman, bring me a dream

Make him the cutest that I’ve ever seen

Give him the word that I’m not a rover

Then tell him that his lonesome nights are over

 

Mister Sandman, I’m so alone

Don’t have nobody to call my own

Please turn on your magic beam

Mister Sandman, bring me a dream

 

Mister Sandman, (yeesss?) bring us a dream

Give him a pair of eyes with a congeal of gleam

Give him a lonely heart like Pagliacci

And lots of wavy hair like Liberace

 

Mister Sandman, someone to hold

Would be so peachy before we’re too old

So please turn on your magic beam

Mister Sandman, bring us

Please, please, please

Mister Sandman, bring us a dream[3]

     -¡Ah que bien me sienta esta canción!- Dijo Erikka.- A veces me la pongo para no caer en la anhedonia.

   – A mi me lleva a “Coppélia”, la muñeca. De pequeña me encantaba, nunca se me olvidará cuando  mi padre me llevó en el al Palais Garnier para ver el ballet. -Evocó Annick con un cierto regusto nostálgico…

     – Sí! – dijo Lucretia- Es la versión dulce de El Hombre de Arena de E.T.A .Hoffmann…

    – Ah Hofmann, aquel “inventor” del LSD. ….Aún no se si me iluminó o me “infernó”….. -Dijo Erikka (en referencia a Albert Hofmann…).

      – Ese era otro -dijo Lucretia; en cambio, a ella, la historia no le resultaba grata: le traía recuerdos que relacionaba con el cuento de terror que le contaba su abuela, aquel ogro que cegaba a los niños y mataba a su padre…..

    De tanto en tanto se veía en las cunetas algún coche parado, como abandonado, los eléctricos al haberse quedado sin carga en las baterías y también los de combustible dadas las drásticas restricciones. Llegaron a Cirencester, pudieron por fín repostar ¾ de depósito, tras ardua negociación (y generosa propina) de Mr.Pritam ya que el racionamiento estaba limitado desde ese día ya a tan solo tres galones-semana. Prosiguieron dirección Oxford pero, tras pasar Faringdon, se encontraron con que el ejército con un par de blindados cruzados y un retén de soldados en uniforme de campaña había cortado la carretera, por lo que tuvieron que retroceder para así coger la ruta de Witney desviándose forzosamente por Carterton.

   “R.A.F. BRIZE NORTON”, se leyó en un cartel y allí había, como una suerte de monumento, elevado en un pedestal y perfectamente mantenido un auténtico “spitfire”.

    -El famoso avión de caza que permitió la defensa aérea de la isla evitando la invasión alemana -dijo Annick.

     – Si el diseño del fuselaje con su elíptica alar concebido por ingeniero aeronaútico Mitchel fue importante, no lo fue menos el ingenio de su corazón: el extraordinario motor Merlín de Rolls-Royce; una joya revolucionaria de la tecnología de la época- Comentó Pritam.

Imagen

 Aircraft engine Rolls-Royce Merlín

        -Y sus terroríficos dientes de fuego, como un dragón……-Dijo Lucretia…

        -Un Dragón de San Jorge mecánicamente domesticado…-Añadió Annick.

   -Hay algo realmente curioso, -intervino Pritam- hace ya algún tiempo se encontraron mas de un centenar de cajas de madera enterradas en la selva de Birmania; pero, lo realmente extraordinario, es que en el interior de las mismas se encontraban, empaquetados con papel embreado y embalsamados entre fieltros con grasa[4], en perfecto estado, otros tantos “spitfires desmontados”. El por qué de este enterramiento cuyas fosas al parecer obedecían a un curioso diseño geométrico, como una cruz de Jerusalem[5] sigue siendo un misterio. Lo mismo que el escaso eco mediático que tuvo el hallazgo, algo al menos extrañamente curioso.

     – Visto así parece que obedece a un rito, mas que a una estrategia de aquella guerra….

Imagen

Cruz de Jerusalem

    – Fieltro, grasa…. Esto es una performance de algún artista,-intervino Erikka- una de aquellas “instalaciones” que tanto se hacían hace unos años; hay algo en ello que suena a Beuys, a Joseph Beuys, el piloto-junker demudado artista expresionista, el último, del siglo pasado, su larga estela…. Podría ser una de las bromas conceptuales de Fiona Banner, quien hace años “instaló” dos cazabombarderos en el “mausoleo” de la Tate Britain.

      – Quien sabe? Un buen comienzo para una historia….-Dijo Lucretia.

      – Una historia –dijo Annick- que no sabemos a donde nos va a llevar… Entonces los países se defendían de enemigos externos y ahora…

      -Ahora no sabemos que va pasar en su misma “esencia interior”. –Dijo Lucretia.

      -Me viene a la memoria – dijo Annick- la que quizás sea la última historia de amor cortés, la de Peter Townsend y….

       – Ah el guitarrista de The Who! –Dijo Erikka.

       -Ah no! No! – requirió Annick- Peter Townsend el héroe de guerra de la Batalla de Inglaterra, el piloto. Tal vez los últimos caballeros a lomos de sus aviones de caza, de sus “nuevos dragones”. Que pasó a ser escudero honorario del rey Jorge y después caballerizo mayor de la Reina; de su romance imposible –como todo buen amor cortés que se precie- con la Princesa Margarita.

   – Ya!… a estas grandes damas siempre les ha interesado el arte de la monta y sus atractivos jinetes…-Dijo Erikka con una maliciosa sonrisa.

     -Fueron grandes pasiones románticas, tal vez las últimas. -Puntualizó Annick.

    – Ahora recuerdo –intervino Lucretia- que en cierta ocasión había ido a la zona del Bosque de Rambuillet, no lejos de Paris, con motivo del funeral del padre de un amigo y allí en el mismo cementerio, creo que era en Saint-Léger-en-Yvelines, estaba la tumba de este piloto. Mi amigo era aficionado a la aviación y fue el que me lo indicó. Me llamó la atención que en la estela funeraria de sencilla roca, a modo de epitafio habían inscrito unos versos de Tennyson que yo conocía bién:

And may there be no sadness of farewell,

When I embark;

St_Léger_78_Peter_Townsend r2

 

      Versos que Lucrecia musitando prosiguió:

CROSSING THE BAR 

Sunset and evening star,

    And one clear call for me!

And may there be no moaning of the bar,

    When I put out to sea.

But such a tide as moving seems asleep,

    Too full for sound and foam,

When that which drew from out the boundless deep

    Turns again home!

Twilight and evening bell,

    And after that the dark!

And may there be no sadness of farewell,

    When I embark;

For though from out our bourn of Time and Place

    The flood may bear me far,

I hope to see my Pilot face to face

    When I have crost the bar.

Twilight and evening bell,

And after that the dark!

And may there be no sadness of farewell,

When I embark;

 

(Ocaso y estrella del atardecer

¡Y una clara llamada para mí!

Y que no haya lamento por la barra

En mi momento de zarpar 

Sino una marea que al moverse parece dormida

Marea alta sin sonido ni espuma

Cuando lo que surgió de lo más hondo

Vuelve allá de donde vino

Crepúsculo y campana del atardecer

¡Y luego las tinieblas!

Y que no haya tristeza de despedida

En mi momento de embarcar

Pues por muy lejos de nuestros confines del Tiempo, del Espacio,

Que me pueda llevar la corriente

Espero ver a mi Piloto cara a cara

Una vez atravesada la barra)[6]

 

 

        – “Bad times for poetry” !! intervino Erikka, siempre tan oportuna.

        – Siempre fueron “malos los tiempos para la lírica”! –Repuso Annick

 

       Apenas quedaba luz cuando llegaron a Oxford. Lucretia se quedaría en el céntrico hotel el Randolph . Pritam prefirió seguir mientras fuera posible el camino.

       En la despedida una un tanto acongojada Annick le propuso – “Si los tiempos lo permitían!…” – verse de nuevo ya que ella iría próximamente a París; además quería invitarla a su casa en Bretaña que estaba -le comentó-  muy cerca de las poéticas ruinas del Manoir de Saint-Pol-Roux .

    – Seguro que sí, ya nos veremos. Y, ah! –mientras estrechaba la mano de Pritam y daba los besos de rigor Erikka – ¡muchas gracias y encantada de haberles conocido!.

    -Nos volveremos a encontrar!-Dijo Erikka mientras le guiñaba un ojo.

      (continuará?…Tal vez.)

 

 


[1] Alain Resnais On connaît la Chanson , película de 1997.

[2] “Les Chevaliers paysans de l’an mil au lac de Paladru”. Los caballeros campesinos del año 1000 en el lago Paladrú, fueron unos primeramente unos campesinos (agricultores, ganaderos, tejedores de lana )  que practicaban un cristianismo primitivo.  Al haberse instalado a  las orillas del lago, un enclave estratégico para el paso de los Alpes, y dependiendo del arzobispo de Viena ya que entonces la región estaba en límite del Sacro Imperio Romano Germánico les obligó a defender como caballeros esta frontera por lo que hubieron de construir un poblado palafítico fortificado. Al subir el nivel de agua del lago glaciar hubieron de abandonar el lugar. Los restos sumergidos del poblado fueron descubiertos en 1972 por los arqueólogos.

[3] (Sr. Sandman hágame un sueño realidad. Traígame el chico más lindo que nunca haya visto. Déle dos labios que parezcan rosas. Y dígale que sus noches solitarias se terminaron .Sr. Sandman, estoy tan sola. No tengo a nadie que se preocupe por mi. Por favor encienda sus luces mágicas y traígame un sueño. Sr. Sandman, traígame un sueño . Tráigame al chico mas lindo que nunca haya visto. Que hable mucho, que no parezca un robot. Y dígale que sus noches solitarias se acabaron hoy. Sr. Sandman – Yes? Traíganos un sueño. Déle un par de ojos brillantes como el sol, un corazón solitario como el de Pagliacci, y un cabello ondulado como el de Liberace. Sr Sandman Traígame alguien a quien abrazar, sería muy bueno tenerlo antes de envejecer. Así que por favor encienda sus mágicas luces. Sr. Sandman traíganos, por favor, por favor, al chico ideal de nuestros sueños.)

[4] “Near airport in Mingaladon, convinced that dozens of the planes were buried unassembled in wooden crates at the end of the war in 1945. He maintains that more than 100 Spitfires — famously used against Nazi bombers during the 1940 Battle of Britain — sit some 25 to 40 feet underground, their fuselages wrapped in brown grease paper, their joints covered in tar to protect against water damage” (Los Angeles Times).

[5] También conocida como la Cruz de los Cruzados está compuesta por 5 cruces griegas las cuales se dice que simbolizan las 5 heridas de Jesús o a los 4 evangelios y las 4 esquinas de la tierra (las 4 cruces más pequeñas)  y a Jesús mismo (la cruz más grande)

[6] Poema de Alfred Lord Tennyson(England, 1809-1892), traducido al castellano por Christopher Rollason.


Deja un comentario

UT PICTURA POESIS (II). Segundas residencias.

Su mirada se extiende por lugares decantados en espacios cambiantes. Vibra la tarde. A la vista puertas de agua, muros de luz, laberintos y jardines, la extensión verde mineral. Ámbito propio de los sueños.

Un día abres la puerta y eres otro. Has olvidado el significado de las cosas que hasta entonces te acompañaron. Una brisa fresca alivia tu rostro. Despiertas los ojos y te acostumbras. Nada retiene al nómada que somos.
Rafael Segura

segundas residencias

                                                                                                                        

Y se asienta en él el deseo, la necesidad, de una segunda residencia.

Le anima la disciplina de incorporar, a través del lugar desconocido, nuevas referencias, un paisaje distinto que habría de ser descompuesto en situaciones múltiples, en elementos individuales que generasen o recogiesen emociones nuevas o latentes.

Allí podría estilizar, embalsar la corriente de la vida; detenerse en los rituales asociados a los objetos elegidos, trasplantados desde el hogar originario, que es siempre pasto de la prisa, que se siente como asociado a lo inevitable, que aparece surcado por los golpes de la existencia, por las heridas y tareas que corroen lentamente el tuétano vital.

Construiría en nueva sede renovada mitología personal, a pulso y con el trabajo de los surcos que en la memoria van dejando los tiempos transcurridos. Las estaciones se harían elocuentes, asumirían su carga de ejemplaridad a través de la repetición, con pequeñas variaciones, de los días y sus obras.

Sentía que había llegado el final de una era; o que deseaba adscribirle un término a aquellos años tras su maduración, tras el lento modificarse de los tiempos precedentes y de sus condiciones.

Marina Gurruchaga


Deja un comentario

Al escribir un poema, la lengua se inmoviliza en él, pero en la realidad sigue viva, creando significados y variando los antiguos. El poema se lee después desde una situación semántica que no es la misma que cuando lo escribiste. Hay cargas de sentido que desaparecen o se amortiguan, y el poema deja de emitir inteligibilidad en esa zona.

JAIME GIL DE BIEDMA (M. Dalmau, Jaime Gil de Biedma. Circe 2010, p. 402).


3 comentarios

LUCRETIA EN EL CONGRESO DE BATH (3). Tras una agitada jornada, Lucretia y Annick conocen a Pritam y Erikka. Por Mariano Gómez de Vallejo.

 

Day 7

     Se despertaron con la noticia de que se había formado un  “gobierno de crisis” pactado y representado por los dos partidos mayoritarios con el denominado “Gabinete de Urgencia Nacional”; si bien habían incluido a un miembro destacado del partido de  los ultranacionalistas… Entre las primeras medidas decretadas estaba la de la persecución penal -como crimen contra el orden público- de cualquier acción saboteadora de los “Comandos de Acción Analógica o A.A.C., todos aquellos grupos vinculados a los movimientos “anti-alfanuméricos”, las crecientes corrientes de contestación contrarias al omnímodo y ubicuo control tecnocrático de un estado predador que se había vuelto cada vez mas “electronoico”.

      Tras el desayuno comenzaron las bajas. Algunas anunciadas y otras, las mas, no. Con excusas y justificaciones algunas; pero la mayoría haciendo un mutis por el foro. El hecho es que, a la hora de la primera ponencia del día, el aforo del salón de actos, casi repleto la víspera, ostensiblemente clareaba…. Esperaron; infructuosamente: Tampoco apareció Valentine Penrouge, teóricamente tenía que haber llegado desde Farley Farm en East Sussex, era la ponente de:

West Dean House a surrealistic rehabilitation”

     Se planteó incluso anticipar la clausura del congreso; pero los ponentes restantes y otros congresistas resistentes, airadamente, se negaron. Tras acalorado debate. Annick tomo la voz y, templando las sucesivas gaitas (célticas las mas sonoras), consiguió que acordasen seguir con el programa. Saldrían a Montacute House.

        El cartel anunciaba que entraban en el condado de Somerset, donde se encontraba la mansión. Lucretia cada vez que escuchaba o leía este nombre no podía evitar asociarlo con Maugham, Sommerset Maugham, el archifamoso escritor de los años 30 que su abuelo materno llegó a conocer, mucho antes que llegase a ser el popular novelista, cuando ambos hacia finales del siglo XIX coincidieron como estudiantes en la universitaria Heidelberg. Además su madre Ingebor fue una gran admiradora de dicho escritor. Ella misma de niña se acostumbró a ver en la biblioteca de su casa en Gdansk muchas de sus obras en inglés; y, ya adolescente, leyendo alguna como  The Razor’s Edge (El filo de la navaja) del mismo autor; pero sobre todo su favorita, varias veces releída, Lost Horizon de James Hilton, que fuera coetáneo de Maugham ; que también había visto múltiples veces en aquella película dirigida por Frank Capra en 1937, ya que había conseguido una copia ilegal en vídeo doméstico. Esa iniciación, un tanto ingenua – ahora la veía- pero poética a su vez, a Oriente y su mística.

     Llegaron. Se consideraba a la mansión  Montacute House “una de las indiscutibles maravillas de la arquitectura isabelina tardía”. Fue construida por Sir Edgard Phelips para poder invitar a que la Reina Isabel I pasase en su casa el verano. En el conjunto arquitectónico con su característica planta isabelina en forma de “E”, sus arcos conopiales en las entradas, sus gabletes de origen holandés donde seguían llamando la atención sus remates de “monosabios”; lo mismo sus escultóricas nueve virtudes “togadas” que daban a su fachada la solemnidad suficiente para contrapesar la ligereza de sus grandes ventanales de estilizados parteluces, un alarde arquitectónico en su día. Tras recorrer sus galerías, sus elegantes salones, comedores, uno enorme, grandes y duplicadas escaleras (hasta donde en tiempos llegaban con sus propias  caballerías) daban acceso a los otros pisos donde se encontraba la imponente biblioteca y otras enormes dependencias.

 Imagen

(Para ampliar clickar imagen,  y “lupa” para leer lema)
Vidrieras jacobinas en Montacute House

     Annick disertó sobre las espectaculares vidrieras cuyos motivos decorativos apenas dificultaban la transparencia de manera que se podían contemplar las magníficas perspectivas de los ajardinados exteriores. También reparó en el lema de los dos escudos heráldicos centrales: “Honi soit qui mal y pense” de origen francés antiguo y que aparece también en el manuscrito de ciclo artúrico Sir Gawain y el Caballero Verde, cuya historia gira en torno a la decapitación,  y que viene a decir “Que el mal (o la vergüenza) caiga sobre aquel que piense mal de ello”. Lema que sería adoptado por la Orden de Caballería de la Jarretera con su simbólica liga y leyenda que, tras el interés mostrado por los visitantes, pasó a comentar:

              – “Cuenta la leyenda que en un baile que ofrecía el rey Eduardo III mientras este bailaba con Juana de Kent (quien llegaría a ser la primera  Princesa de Gales) se le cayó a la dama la liga del jarrete quedando con el miembro a la vista; el rey rápidamente intervino colocándose el mismo la liga en su pierna para evitar la vergüenza de la joven y diciendo la famosa frase : «Honi soit qui mal y pense» («Que se avergüence aquél que de esto piense mal»). También se dice que dicha dama era en realidad su suegra Catherine Montacute, condesa de Salisbury”… –Y añadió Annick – De ahí también probablemente que el lema esté en esta casa.

       En el último piso se encontraba la galería de mayor tamaño que era utilizada por la National Portrait Gallery para exposiciones temporales.

      Salieron al jardín. Fuentes, estanques, parterres, avenidas flanqueadas por árboles de gran porte. Finalmente se acercaron a la orangerie, lo que fueron los primeros invernaderos . Allí, en ese “templado” espacio habían dispuesto el lunch para los congresistas.

Imagen

Orangerie

      Durante el almuerzo les comunicaron que se cancelaba la siguiente visita: piquetes de manifestantes estaban cortando el tráfico en la ruta hacia el condado de Sussex y ahí era donde se encontraba West Dean House. Que para canalizar la “espontánea” proliferación de somatenes descontrolados se estaba organizando apresuradamente la Home Guard[1].

            -Pues la tenemos buena!- dijo Lucretia- Como siga sí la cosa…

       -Ya siento –se lamentó Annick- no poder ver la Propiedad que cobijó a los surrealistas, la del poeta Edward James, el surrealista y mecenas inglés del grupo.

         -Yo también lamento que se nos estropeé el viaje por Sussex. También hubiera gustado pasar por el Felpham de William Blake. En fin, las circunstancias mandan.

           Así las cosas, la organización decidió devolverlos a Bath.

       Durante el regreso Annick –ya que se había interrumpido la visita a West Dean House- habló, largo y tendido, de su extravagante dueño Edward James. Aquel antiguo amante suyo había sido en su primera juventud un furibundo surrealista y era un gran connaisseur del mundo surrealista y sus aledaños.  Uno de sus cuadros favoritos de René Magritte entonces era precisamente el cuadro titulado “La reproduction interdite” el retrato de Edward James, donde , aparte de citar en el mismo cuadro a Poe (y nada menos que con su extraordinario relato “Aventuras de Arthur Gordon Pym”), se ve a E. James mirándose al espejo; pero donde en el mismo se ve así mismo, a su cogote, traseramente contemplado: perturbador en su efecto de desdoblamiento e interrupción mental: contemplándose a sí contemplándose a sí; sugiriendo, por añadidura, un efecto de virtual mise en abyme”.

Imagen

(para ver libro con lupa clickar en imagen)
René Magritte “La reproduction interdite” 1937

        Annick también le comentó a Lucretia lo que le había oído a su antiguo amante:

        -Resulta que Edward James estuvo a punto de ayudar a la República Española con la donación de unos modernos bombarderos checoeslovacos a cambio de exponer las pinturas del Prado en París con  la garantía del Tribunal Internacional de la Haya.

          -Ah sí? ¿Y cómo fue eso? –Preguntó Lucretia.

        -En la propuesta medió Salvador Dalí a quien E. James había comprado en ese año casi toda su producción pictórica. Este se lo comunicó al, entonces, su amigo el cineasta surrealista Buñuel, quien detentaba una representación de la República en Paris.

       – Y que pasó?

     – Creo que finalmente -dijo Annick- la cosa políticamente se desestimó por parte del Gobierno de la República Española[2].

      – Que curioso! Un gesto parecido al de Lord Byron con la financiación de un batallón para la causa de Grecia.

      – Sí, algo así, mas o menos…..-Y prosiguió Annick. Yo hace unos años llegué a visitar el castillo surrealista, bueno lo que quedaba, que Edward James construyó en Méjico, en Xilitla. Las ruinas de simbólicas reminiscencias neogóticas de su arquitectónico delirio, su encastillado sueño surreal invadido por la selva, devorado por la vegetación, una sensación realmente onírica…Algo de Edén apocalíptico.

Imagen

Ruinas del Jardín del Eden en Xilitla

         Todo se oscureció de repente. Comenzó a arreciar un fuerte temporal. Lluvia, viento, granizo. Una potente tormenta. Casi se detiene la marcha. Pese al natural temor infundido por los meteoros el paisaje adquirió también una belleza de ribetes apocalípticos. Lucretia lo vivió demiúrgicamente como si todas las dúplices intensidades de William Blake se hubieran convocado y quisiéraselas dar al natural. Tanto Annick como ella cómplicemente enmudecieron ante el espectáculo.

            Tras la restauración del suministro eléctrico oyeron en las noticias que se hablaba insistentemente de abrogar la ley dinástica. La energía desencadenada por la crisis político social parecía apuntar hacia algunas cabezas…

En la recepción del hotel un flemático gerente les confirmó que “pese a esos pequeños contratiempos meteóricos y políticos” la cena prevista el en  “The Old Castle Restaurant” proseguía “of course” con su programa….

            El diezmado grupo de congresistas accedió al gran salón decorado con una suerte de “medievalismo prerrafaelita” y se fueron acomodando en las largas mesas, aún mas holgadas dadas las circunstancias, e iluminadas por los cientos de velas encendidas tanto en los plateados candelabros como en las lámparas-araña de la artesonada techumbre.

      El azar (o la necesidad, nunca se sabe..) hizo que se colocase enfrente de Annick y Lucretia aquella llamativa pareja de congresistas…

       Se trataba de Mr. Pritam Nadir Khan, sij de religión a juzgar por el turbante, quien como director del Museo de Arte Colonial de Chandigar estaba previsto como ponente para el último día del congreso; y de su acompañante, una atractiva mujer, de generoso escote en su despampanante vestido drapeado y a juego con el color rojo manzana del turbante de su partenaire. Se presentaron: Kraken, Erikka; danesa al parecer, era el nombre de su pareja.

      Tras los preámbulos inevitablemente comentaron la situación general y de cómo les podía afectar…

          -Humo. Creo que hay mucho humo- Dijo Mr. Pritam.

          -Humo?…..-Preguntó Annick.

          – Oh!, Pritam, será por las candelas encendidas para la cena…-Bromeó Erikka.

         -Sí un exceso de humo y el mismo humo con sus cortinas nos impide ver el fuego, en su origen.- Prosiguió Mr. Pritam mientras se mesaba la barba.

        – Quizá –intervino Lucretia- veamos al que tira la cerilla; pero no resulta tan fácil ver para el común a los que alimentan la hoguera…

        – Arrojarán a alguién a la “many colored beast” para saciarla y que la calma llegue tras la tempestad… -Dijo Erikka.

      Se decantaron por un “mâcon blanc”, ligero y seco, excelente. Aunque Erikka prefirió como aperitivo un vodka finlandés.

       La cena de despedida era realmente especial. Los camareros comenzaron a servirles los lujosos platos.

       – Oh la la! Coquillage! – Exclamó Annick.

       – Nous ferons  la fête aux crustacés!!. Dijo Erikka salibalmente excitada.

       Erikka Kraken!! …¡Qué nombre! -Pensó Lucretia- No pudiendo evitar ver en esa “many colored beast” a la que poco antes había aludido aquel gigante calamar mítico…..Mientras Erikka, con una ostensible y absorbente avidez, sensualmente devoraba su “Homard au thermidor”, esa parte del especial menú de despedida en cuya base estaban aquel mas que generoso crustáceo, cuyo exoesqueleto parecía prefigurar las armaduras medievales que decoraban el fondo del salón.

             -Quizás sepan, –intervino Annick- si es que me permiten la nota, que a esta receta  le viene el nombre por la obra de teatro “Thermidor” de Victorien Sardou. Estaba en el candelero su autor y la noche del estreno de esta pieza, creo que sobre enero de 1894…, al chef del Marie, un famoso restaurante entonces en el Boulevard Saint-Denis, se le ocurrió denominar así al nuevo y lujoso plato. Durante la época de la Gran Sarah Bernhardt era habitual bautizar las recetas con el nombre de las obras teatrales de moda.

           – Y Victorien Sardou –dijo Erikka, con la boca ocupada con algún resto fibroso de bogavante …- aparte del teatro hizo una impresionante serie de aguafuertes inventando “L’Art médiumnique” anticipando el “automatismo psíquico” del surrealismo.

             -Fue un pionero del espiritismo.- Dijo Mr. Pritam.

 sarah bernhardt spiritisme 2

Spiritisme

pièce de théâtre de Victorien Sardou  avec Sarah Bernhardt 
(selon l’affiche, dessin de Mucha)

            – Qué curioso!-reparó Lucretia- No hemos podido ver en West Dean House la colección surrealista de Edward James con la conocida pieza del “teléfono-bogavante” que diseñó junto con Dalí, pero parece que el mismo bogavante se resiste a desaparecer y se nos ha multiplicadamente presentado como cena…

        -“Sincronicidad”….-Intervino Mr. Pritam.

        – Umm! Me comería otro! -Dijo Erikka.

           De vuelta ya en el hotel Lucretia comentó a Annick:

          – Curiosa pareja!… Esta Erikka debe ser insaciable en el amor…Una especie de pozo sin fondo…

           – Ah! Pero los indios, de esto algo se –dijo Annick agarrándola del brazo como quién quiere trasmitir una cierta complicidad-, lo saben hacer secularmente bien. Extraordinariamente bien diría.

(continuará)


[1] The Home Guard (inicialmente LDV “Local Defence Volunteers” ) fue una organización militar de voluntarios constituida con excombatientes, reservistas y otras fuerzas civilies durante la II Guerra Mundial en previsión de una invasión enemiga (alemana).

[2] Estos hechos están recogidos en las memorias de Luis Buñuel “Mi último suspiro” (Barcelona 1982) pag. 161.


1 comentario

ASTRAL NATALICIO . Mariano Gómez de Vallejo

Quizás por que nací bajo el signo de Cáncer mi andar es diagonal y mi mirada oblicua. Mi ascendente primero es el cabrón de Aries y mi creciente Luna está en el humedal de mi medio cielo. Mercurio, el más burlón y rápido de los dioses, me marca tanto que -como quien dice- lo tengo doblado por el Géminis fuertemente aspectado; el “perenne mensajero” me otorgó su alado caduceo y eso hace que mis días tengan mucho de verbal trasmisor; y mi quehacer, con sus idas y venidas, con el empeño plástico de escribir y describir al escribirme; si bien noto que mi voz me es todo lo propia que en un individuo cabe, no me extraña sentir (o a ello aspirar) que se afina en aquella, mas que antigua eterna,  voz de Orfeo.

(continuará?.)