LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE


5 comentarios

El río

De “El corazón del Ciervo”
por SIKANDER KHAN

Bajo la luz antigua de la tarde
La senda que bordea el río
Me lleva día a día, igual y a la vez
Diferente,
Bajo orgullosos arces, y chopos y
Alisos abatidos, que la tensa superficie
Hermana con su propio reflejo.

El movimiento disimula la secreta quietud
Y cada tarde, el río engañosamente se muestra
Como un ser distinto: azules índigo
En los días luminosos de otoño
Alternan con las sucias turbulencias
De las grandes lluvias,
Y durante los deshielos, un cristal verde transparente
Se desliza veloz bajo las aún deshojadas ramas.

Sobre esta senda, modelada por pies que ya no existen
Caminan hoy los míos, de los que no se diferencian,
Igual que otros, venideros, se confundirán con ellos.
Porque los hombres, como el río,
Nos vamos desmenuzando, a cada instante,
En esa ceniza amarga que se extiende
Sobre las interminables playas
del Tiempo,
Y apenas nos es dado ver, en un reflejo,
La unidad oculta bajo las apariencias.

Así, yo vivo la ilusión de que camino,
Y que el río fluye, y en su fluir,
Día a día
Se va llevando mis rasgos.

 

OSCAR LOSA


Deja un comentario

Dos poemas de Pepe Poveda

SILENCIO

No tiene cuerpo,

el silencio, te envuelve

te anima

penetra en tus ojos, en tu boca,

el silencio es la melodía de tus pensamientos

el silencio habita en tus entrañas

el silencio se nutre de tus ausencias

es el alimento espiritual de tu ser

el ruido le acompaña, pero no le empapa

resbala por sus costados.

El silencio nunca muere

da forma a la crisálida de aire

de tu identidad

vive de día, no duerme de noche

El silencio es la vida

Solo somos silencio
LIBERTAD

Atrévete a gritar,

rebélate

sal a la calle descalzo

llena de aire los pulmones

grítale a la noche, a las estrellas,

al mundo de los hombres,

grita hasta quedarte ronco.

Grita y pronuncia la palabra,

la palabra maldita

no pronunciable, grita

reviéntate, ábrete las carnes,

golpéate el pecho,

llora hasta la última lágrima,

oprime tu corazón.

Grita con fuerzas a los montes

y a los ríos.

Es tu última oportunidad.

Grita la palabra prohibida,

libertad

al viento

libertad, libertad.


Deja un comentario

Exposición de fotografías en la fundación Bruno Alonso de Antonio Manzano

La Fundación Bruno Alonso acoge una muestra de fotografías de Antonio Manzano. El acto inaugural tendrá lugar el lunes 16 de enero a las 19.30 horas. La exposición podrá visitarse hasta el día 3 de febrero, de lunes a viernes, en horario de 19.00 a 20.30 horas.

Antonio Manzano nació en una familia de fotógrafos, desde niño se apodero de él la magia de la fotografía, su vida siempre ha estado siempre ligada a la imagen. Ha complementado su trabajo de cámara con su gran pasión la fotografía.

Su obra ha sido expuesta en numerosas muestras individuales y colectivas:

Sociedad Fotográfica de Zaragoza

Sociedad Fotográfica de Salamanca

Real Sociedad Fotográfica de Madrid

Sociedad Fotográfica de Navarra

Escuela de Artes Aplicadas de Zaragoza

Galería Velázquez de Santander

Foto Club Buenos Aires (Argentina)

Foto Club Pescara (Italia)

Federación Griega de Fotografía (Atenas, Grecia)

Exposición itinerante Federación Romana de Fotografía (Italia)

Exposición itinerante Vielnius (Lituania)

Ha sido galardonado en numerosos concursos fotográficos, entre otros el primer premio “Caminos de Hierro 2011”.


Deja un comentario

Dos poemas de Dori Campos (de “Caja de musgo y dragones”, 2016)

cartel-coleccion-17QUE SE QUEDE LA NOCHE
en la noche
que me esperen dragones para llevarme a la braña de las criaturas,
cuando de frente abre ya la luz el cielo y nos hemos tenido.
La noche es un estado de conciencia.
Me llevo la caja de muesgo con nuestros juegos.
Vine para quedarme mucho tiempo, el tiempo que quisieras
pero no es verdad.
Solo la noche está para admirarnos.

NO QUIERO VENCER SU ASTUCIA SOBRE MI
lo suave y lo feroz que me alimenta.
Voy viendo deshacerse los vestidos de hielo a los que puse flores.
En la travesía, los dragones han cruzado su fuerza de inframundo
con mis dioses amables y se los han comido.
Quieren más, he pactado con ellos un trozo de mi donde pueden recolectar sus frutos
y alimentarles con raíces de fresno, a cambio les pido que me hablen de su fortaleza
de cuantos siglos hacen falta para tener la piel de un castillo y ser almena
por donde pase y siga su curso la muerte, como un pequeño pájaro
o si en la matriz de invierno de la braña y los alisios, podré yo también dormir.
Me han dicho que el fuego mata la melancolía y sin ella ya no será posible recordar nada.
También que el orden del duelo siempre exige un tiempo lento, a veces para nada,
y tampoco hay que pedirle cuentas.
Que los hilos invisibles que nos llevan por el mundo al centro del dolor
se pueden cortar con sus dientes y volver los mitos piezas diminutas de vitrina.
Solo así, se me susurran, vence el deseo con sus fauces azuladas y sus pechos lunares
solo así desbarata los ejes y todo el esfuerzo que te enseñó el tiempo,
se pone para ti, patas arriba, rompiendo en las tripas mas fuerte que el ritual de los vencidos,
la indómita pureza de las ganas.