LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE


3 comentarios

LA ILUSIÓN DE LA COMPAÑÍA

 

Compartir, es muchas veces dejarse llevar, ir a rastras o comulgar con el punto de vista del sol que más caliente, hay muchos soles, uno en cada grupo que marca la pauta, si quieres estar, tendrás que pasar por alabar  peinados,  opiniones,  elegancia, inteligencia, oficio, cualquier cosa  que encaje con el objetivo de agradar e integrarse. Para llegar a tener las necesidades mínimas de efecto cubiertas, pero después de tenerlas cubiertas, necesitamos pertenecer a algo, o a alguien, la ilusión de estar integrado en tu entorno, comunidad, grupo de acción, grupo de prestigio, etc., el cálido placer de pertenecer dura poco, pasada la primera etapa, empieza la competición, los mecanismos de defensa, las resistencias, la alerta. Tennessee Willians, en boca de un personaje de la Noche de la Iguana, decía que siempre esperaba  la amabilidad de los desconocidos,¿ somos más tolerantes, con desconocidos, mas amables?, todos conocemos esa experiencia, pero una vez que el otro nos va siendo más conocido,empieza la dinámica depredadora: acotar, vencer, reducir, someter, comparar, juzgar, depender, moverse en expectativas subjetivas,cerradas, egoistas, es la rutina, hasta decir que uno se asfixia en ese grupo de encuentro y volver a entrar en un bucle donde se idealiza la busqueda de otra situación nueva, otra gente nueva, y así sucesivamente, solo resulta estable pertenecer a un grupo si no quieres poder dentro de él, o si el que tienes no se cuestiona ni se reparte con alguien más o con alguien nuevo, solo si ese alguien nuevo es  un@ Ev@ al desnudo, seducirá a todo el personal, y llevara su gato al agua, volverá mediante jugadas estratégicas a  crear un nuevo orden, un  nuevo poder.

El filósofo Sloterdijk dice que somos insociables, burbujas en busca de su gemelo, que incluso la vida sexual que paradójicamente sucede en intramundos físicos, no pertenece a la sociabilidad, sino a la utilización del otro.

Crear grupos abiertos entre iguales para entregarse al conocimiento, donde nadie lleve ventaja, ni haya una meta absoluta, cerrada. Es una ilusión de compañía con perspectivas de longevidad, en la que merece la pena adentrarse. Ese dedal donde ir volcando el océano…

 

DORI CAMPOS


Deja un comentario

CLEMENTINE OOMES. Exposición

Imagen

SOBRE SU OBRA:

The work of Clementine Oomes is inspired by the beauty of decay. It revolves around contrasts, expressing the union of vulnerability and roughness: thin lines with pencil next to coarser parts with deep black glue or acrylic paint. Oomes’ paper drawings depict images that are both fragile and fierce: a transparent human figure, a baby moose, a culex hive, a young deer, a deep forest.

Oomes works on paper, mostly in black and white, using acrylic paint, ink, pencil and pen; but also glue and ink mixed on transparent paper.

The various layers of little papers create more depth. This repetition of drawing on drawing creates a three-dimensional wax of scales.

In the artistic process, Oomes allows both coincidence and premeditation; the images are taken from the world within or outside her, and sometimes she lets the image arise on the paper by itself, by brushing, washing and erasing the ink and paint.

Recurring elements in her work are internal contradictions, waiting and indefinable isolation.

http://sarahvanvliet.wordpress.com/

Traducción:

La obra de Clementine Oomes está inspirada en la belleza de la decadencia. Se mueve entre contrastes, expresando la unión de la vulnerabilidad y la aspereza: finos trazos a lápiz junto a partes más bastas de un pegamento muy oscuro o con acrílico. Los dibujos en papel de Oomes representan imágenes tan frágiles como feroces: una figura humana transparente, una cría de alce, un enjambre de mosquitos, un joven ciervo, un bosque profundo.

Oomes trabaja en papel, en su mayor parte en blanco y negro, empleando pintura acrílica, tinta, lápiz y pluma, pero también pegamento y tinta mezclados en papel transparente.

Las diversas capas de pequeños papeles crean mayor profundidad. Esta repetición de dibujo sobre dibujo produce capas superpuestas tridimensionales.

En el proceso artístico, Oomes permite tanto el azar como la premeditación; las imágenes están tomadas lo mismo de su mundo interior que el ajeno a ella, y a veces deja que la imagen surja sobre el papel por sí misma, mediante el cepillado, lavando y borrando la tinta y la pintura.

Elementos recurrentes en su obra son contradicciones internas, que esperan una soledad indefinible.

Sarah Van Vliet…………………….

Imagen

Flor


Deja un comentario

SOBREVIVIR A LOS PREMIOS LITERARIOS (II) by Héctor Oliden

Al cabo de un tiempo de espera, la solución a todas las incertidumbres que esta nueva etapa ha planteado comienza a perfilarse: presentarse a una nueva convocatoria de ese u otro premio literario. Solucionaríamos de un plumazo los problemas de la promoción, publicación y distribución del material que ya se empieza a almacenar. Regresa la ansiedad, la desgracia de considerarse nuevamente meritorio, quizás vuelven a ponerse de manifiesto antiguas servidumbres… . El otro camino todavía se barrunta apenas. La autoedición es costosa y especialmente humillante en un mundo de burladeros cerrados. La presentación de un  libro propio que no ha recibido la cédula de hidalguía por obra de un galardón es aventurada. …. Continuará


7 comentarios

Flora Meretriz y sus Florales Juegos. Mariano Gómez de Vallejo


Arcimboldo retrato
Giuseppe Arcimboldo imago

-Cerca, lejos…Flora Meretriz y el “efecto Arcimboldo”-

………………..« Arcimboldo passe virtuellement d’une peinture newtonienne, fondée sur la fixité des objets représentés, à un art einsteinien, selon lequel le déplacement de l’observateur fait partie du statut de l’oeuvre. » Roland Barthes …………………….

     ¿Cual es la distancia óptima para contemplar un cuadro? Si estamos, por ejemplo, ante Las Meninas hay un punto de perspectiva donde lo representado alcanza su máxima potencia de real ilusionismo: se ha traspasado el muro del Palacio de Villanueva y tenemos un gran espejo-ventana que, “verazmente”, nos ilumina una escena que tal vez ocurrió hace casi cuatro siglos en el Real Alcázar de Madrid; si nos acercamos a la tela, lo suficientemente permitido, comprobamos que lo que eran ropajes, carnaciones etc. son manchas informes, restregadas pinceladas, tachaduras, casi grafismos cromáticos ininteligibles, abstracciones…..

….Si vemos un cuadro de Giuseppe Arcimboldo en su distancia vemos perfectamente un busto, una cara con su propia y significativa expresión; pero, a medida que nos acercamos, comprobamos que donde parecía haber vestidos o rostros en sus partes, hay plantas, rocas, peces, árboles, reptiles, pájaros u otros objetos heteróclitos: estamos ante el denominado “efecto Arcimboldo”; una suerte de pareidolia ad hoc… Cerca-lejos, de lejos de cerca en su ilusionista duplicidad. Esa es la peculiaridad de este pintor, el marchamo de su estilo con sus conocidas teste composte, las cabezas compuestas.

…..No está de mas recordar los cambiantes caprichos u oscilaciones del gusto y sus cánones en todas las artes. El sobradamente conocido –y machacado por la publicidad- Arcimboldo de nuestros días, pasó sus buenos siglos en el “purgatorio del olvido” hasta que los surrealistas ( y el “paranoico-crítico” Dalí sobremanera) lo redescubrieron allá por los finales años 20 del siglo pasado y, otorgándole el rango de precursor del movimiento, lo colocaron en una prominente rama de su artístico árbol genealógico.

Volvamos a su época, la época del manierismo. El milanés Giuseppe Arcimboldo (1526-1593) desarrollaría la mayoría de su obra bajo el mecenazgo del mas peculiar coleccionista real, el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Rodolfo II de Praga, este extravagante monarca que convirtió su corte en un permanente concilio de astrónomos-astrólogos (entre ellos Tycho Brahe y Johannes Kepler), charlatanes, científicos y nigromantes, entre retortas alquímicas, grimorios, astrolabios, íncubos, osamentas recompuestas al dictado de bestiarios y, como quien dice, convirtiendo su castillo palaciego en un desmesurado Kunstkammer o Gabinete de Curiosidades que se hacía traer de todas las partes del globo. No nos extraña tampoco que su ciudad, Praga, haya sido una de las capitales de mayor tradición mágica por mucho tiempo. Allí se gestarían y acomodarían gran parte de las obras arcimboldianas. También allí, mas tarde, para deleite de Rodolfo II, arribarían las dos pinturas de Flora, las dos versiones, pues depende la época dos Floras hubo: la Flora casta y matrimonial, ejemplo de virtud en la primaveral fecundidad; y la Flora desflorada, casquivana integral, la Flora pagana, mundana, la Flora Meretriz, la preclara encarnación venusina en todo su poder. Parece ser que en la Edad Media ambos mitos y connotaciones (“voluptas y puditicia“) se unifican, en De claris mulieribus Boccaccio nos habla ya de la ya fundida diosa-prostituta floral, para posteriormente volver a diversificarse y así sucesivamente. Ambas pinturas han estado recientemente expuestas en la institución de ineludible referencia de nuestra cultura, La Fundación Juan March de Madrid, de ahí que podamos disfrutar de la imagen de este Arcimboldo último y -hasta esta afortunada exposición- muy poco difundido. (Repárese también en el fascinante marco hecho alla pietre dure, un exquisito taraceado marmolino, conjuntado diseño del que fuera un gran experto historiador renacentista Federico Zeri…) Y de ahí que, en impulso primaveral impelido, me anime a ensayar  este pequeño homenaje.

Imagen ….

……………Giuseppe Arcimboldo, Flora Meretrix, 1589-90.  Colección particular.  …………………………….

…………………………………(clickar en imagen para ampliar).…………..

….El culto de Flora tiene sus antecedentes en las diversas diosas de la fertilidad, era Cloris la mujer de Céfiro en el panteón griego. Divinizada vegetación floreciente, fecunda eclosión primaveral dándole sentido.

…Nos detendremos para la ocasión en la Flora Meretrix a la que en la Roma Imperial, hacia finales de abril y primeros de mayo se le dedicaban los ludi floreales, los juegos florales o floralia (festejos que, ya muy “descafeinados”, casi han llegado hasta nuestros municipales días ) florealia pues.

….Madre de las flores, ven, que has de ser festejada con juegos y regocijos” Ovidio………..

….Al parecer, Flora fue también una prostituta romana célebre, en esa célebre ciudad lupanar de oficio y fama (y de fundación…), que legó su gran fortuna, auténtica profesional en réditos, para que carnalmente se la conmemorase con la llegada de la primavera. En dichos festejos en honor a la divinizada Flora Meretrix, se celebraban una especie de “jornadas de puertas abiertas” en los prostíbulos, saliendo las rameras desnudas, tan solo adornadas con florales guirnaldas, a danzar, cantar, beber y desenfrenarse.

….Así nos lo refleja el apologista cristiano Lactancio:

…….Los juegos de Flora se celebran con absoluto desenfreno, tal como conviene al recuerdo de una meretriz. Pues, aparte de la incontinencia de las palabras, con las que se difunden toda suerte de obscenidades, las prostitutas incluso llegan, ante la insistencia del populacho, a despojarse de sus vestimentas, actuando entonces como mimos y permaneciendo ante la mirada de la plebe con sus impúdicos movimientos, hasta saciar los lascivos ojos.“

….Vemos que Flora como tema tiene mucho jugo y juego; casi se instaura como un género pictórico en sí; así La Primavera de Boticcelli, La Flora de Bartolomeo Veneto, la de Procaccini, la de Tiziano, Luca Giordano, Alexandre Rosin, Tiépolo……Muchas de ellas “a pecho descubierto”, en singular. Así la que nos trae. La deliciosa Flora Meretrix de Arcimboldo. En esta pintura de su última etapa, podemos decir que culmina su singular estilo, alejándose ya de sus conocidos rostros mas grotescos (tal vez de inspiración leonardesca) y componiendo a base de flores hábilmente escogidas, cromática y texturalmente, y primorosamente pintadas -con la minucia verista de un bodegonista flamenco y una detallista fidelidad botánica que haría las delicias de un Linneo-, un ser divino, amable y sensual.

….En todo Arcimboldo hay algo de juego, de engaño; no sólo en el trampantojo técnico de base, sino también en las bromas ocultas en sus llamémosles puzzles, en sus camufladas sorpresas. Así al identificar con la lupa los fragmentos de esta Flora podemos encontrar múltiples animales-símbolos, benéficos y maléficos, mariquitas, orugas, mariposas, caracoles, un saltamontes y hasta una “lujuriosa” lagartija…..(anímense a encontrarlas…) Pero sigue su broma y si ampliamos ese bello pecho descubierto y sedosamente figurado a base de aromáticos pétalos de rosa en delicado encaje, descubrimos que en su pezón, hábilmente representado con un botón floral*, cosquillea una juguetona hormiga….

Imagen   ……………………………………..Flora Meretrix , (detalle) . ……………………………………….

…………………………………..(clickar en imagen para ampliar)

 

    ¡Qué lejos de aquel pecho que imaginó el sarcástico clérigo Jonathan Swift para su Gulliver (casi con esa misma proporción de hormiga para confrontarlo a su héroe) entre los gigantes del país Broddingnag! (
“Debo confesar que no hay objeto que nunca me haya repugnado tanto como la contemplación de su monstruoso pecho, con el que no hallo cosa para comparar a fin de brindar al curioso lector una idea de su dimensión, forma y color. Era una protuberancia que se proyectaba casi dos metros hacia fuera, y su circunferencia tendría no menos de cinco. El pezón era como la mitad del tamaño de mi cabeza, y el tono, tanto de éste como de la mama, tan multicolor por sus lunares, granos, pelos y pecas, que nada podría parecer más nauseabundo”). Pero la aversión puritana no afectaría al latino Giuseppe Arcimboldo, artista de unas tierras que idearon una de las ciudades mas hermosas a la que, en honor de la diosa pagana, bautizaron como Florencia y, en el declinar de su edad (moriría pocos años después), preferimos imaginar que estaba pensando otra cosa; puede que conociera el relato mítico donde Zeus, para poder poseer a Eurimedusa, concibe transformarse en hormiga….. Pero, en cualquier caso, en arrebato primaveral, como savia nueva, ascendería la vigorosa linfa por todo su cuerpo, puro néctar ya, hasta el pincel de su mano, hasta el espejo íntimo de su sensorio: ora cerca, ora lejos…

………..Rediviva Flora! Flora florida!:

     ¡Que viviéndonos, viviéndonosla, primaveralmente eterna, con toda su fragancia, siempre nos viva !

……………………………………………………..Mariano Gómez de Vallejo

Mortera 20 Abril 2014

* botón floral. Estadío de la flor cuando, aún sujetos por las brácteas, los arracimados estambres están a punto de eclosionar.

(Recomendar las dos magníficas conferencias pronunciadas por Miguel Falomir y la excelente documentación complementaria sobre el tema entrando en http://www.march.es/arte/madrid/exposiciones/arcimboldo/?l=1)