LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE


3 comentarios

Una taza de té

Digamos que es éste un círculo perfecto
del que, como en un volcán semidurmiente, emanan
humo y calidez, y profundidad, y sueños
que me hacen recordar Islandia
aunque sólo pude conocerla en las películas.
Ese aroma reminiscente y sabio
de un cocimiento antiguo,
de la tierra presente aún en aquellos tallos secos,
hojas corruptas que se ahogan en un lago hirviente,
digamos que me sirve
para olvidarlo todo
y recordarlo todo.

Marina Gurruchaga

Anuncios


Deja un comentario

“Siempre estaré a tu lado”, la última novela de Miguel Rojo, por L. Salcines.

 

 

“En algún momento de mi vida había cogido, sin ser consciente de ello, un desvío, un desvío equivocado, y ya nunca podría rectificar”.
Se acaba de publicar la novela de Miguel Rojo Siempre estaré a tu lado. Este autor asturiano nace en Zarracin, Tineo, en 1957. Biólogo de formación y profesor de Secundaria de profesión, reside en Gijón. Pertenece a la segunda generación literaria asturiana conocida como del Surdimientu, autores de mediados o finales de los ochenta que dan un impulso a la literatura en asturiano: Xuan Bello, Berta Piñán, Pablo Antón Marín Estrada, Aurelio González Ovies, Esther Prieto… Ha escrito poesía, novela, guiones de cine y obras para niños. Un escritor total. Y un escritor prolífico. Además, una obra variada que no repite fórmulas ni amaneramientos.
Alguno de sus libros en castellano: Historias del más acá. Trabe, 1999, Historias de un seductor (memorias de un gilipollas). Tal y Cual, 2002, La senda del cometa. Laria, 2007, La hoja del ginkgo biloba. Editorial Difácil, 2010, El amor suicida. Trabe, 2015.
En cuanto a la poesía: Territorios. (Edición bilingüe asturiano-castellano). Llibros del Pexe, 2007, El Paséu /El Paseo. (Edición bilingüe asturiano-castellano) Ediciones Seronda, 2011.
Estamos ante una obra inquietante, valiente en cuanto al tema que toca: actual, pegada a la realidad cotidiana. Una obra cuya lectura no nos dejará indiferentes. Una obra que indaga en el misterio que encierran la personalidad de determinados individuos y sobre la que nos hemos preguntado muchas veces de un modo insistente.
Curiosamente, hay en la novela un pasaje en el que el protagonista oye de pasada a dos anciano que están hablando y uno de ellos le dice al otro: “Nunca sabremos de verdad todo lo que le pasó al pobre por la cabeza antes de …”. A qué se referían. Es posible que a un suicidio pero tal vez el autor ya nos condicione a los lectores, nos dirija la mirada a la violencia de género. Es lo que nos hemos preguntado muchas veces al hilo de los sucesos de violencia machista.
El punto de partida es muy sencillo, parece sacado de una página de periódico, una noticia de un informativo un día cualquiera. Lamentablemente cada vez más frecuente. Un hombre ha secuestrado a su hijo de siete años y ha huido con él. El hombre, nunca aparece su nombre, estaba en trámites de separación de su mujer. No había denuncias de maltrato sobre ella.
Desde ese momento, se inicia una road movie en su intento de escapar de la policía. Durante cinco días irá con su hijo sin un plan determinado. El País Vasco y el sur de Francia son sucesivas etapas de su huida. Probablemente procedente de Asturias. Un punto anecdótico acaso autobiográfico junto a que a Miguel le gustan las motos (Inturder) y que también es padre.
Se trata, por tanto, de una venganza consecuencia del odio que siente por considerarse humillado por su mujer ante la imposibilidad de recuperar una relación rota. De considerarse un “jodido derrotado” que ha sido sustituido en su casa como marido y como padre por otro hombre con la vergüenza correspondiente. Y lo hace utilizando a su hijo como medio para concretar su venganza, pese a que sabe, y le dice: “Sé que esto es difícil. Para mí también, pero para ti más porque no tienes culpa de nada”.
Escrita en primera persona, plantea un desafío al lector. Parece, al estar escrita así, que será más fácil su complicidad. De hecho, hay momentos de mucha ternura en la relación padre e hijo, que puede conmover al lector. Juegos, gestos de protección… Pero a medida que transcurre la acción, al ir desvelándose a cuenta gotas el pasado del este hombre, expresado en monólogos y en las conversaciones con su hijo, la inquietud se apodera del lector que va imaginando un final probable.
Los datos que va aportando, las anécdotas de su pasado, sí son una posible pista para entender una personalidad violenta. En un camping, despidiéndose de una pareja a la que conoció, ella le da un beso en los labios como de pasada, delante de su novio. Como este no mostró ningún gesto, se dice: “Si hubiera sido mi mujer, la hubiera matado”.
En varias situaciones a lo largo de los cinco días, se muestra agresivo y grita, reflejando un carácter violento. Toma en varias ocasiones trankimazin ante los ataques de ansiedad. Esa agresividad se acentúa en los momentos en que bebe güisqui. Una pérdida de control muy propia de su personalidad por lo que “siempre acababa arrepintiéndose” de sus actos. Ya su hijo recuerda que le decía su madre, cuando su padre llegaba tarde, “que estaría bebiendo con los amigos”.
La peripecia es en teoría un viaje de dos personas pero realmente viajan tres porque en ningún momento deja de pensar en su mujer, ni el hijo en su madre. Unas veces evocando los buenos momentos, otros, los más, en los que recuerda las situaciones en las que la mujer le hace saber su deseo de separarse o las escenas violentas que ejerció sobre ella; recordadas asimismo por su hijo, testigo de alguna. Incluso durante el mismo viaje, como antes decía, con las personas con las que se fue inevitablemente relacionando.
Los diálogos con su hijo oscilan entre la ternura, su deseo de protegerle, el insistente “siempre estaré a tu lado” que da título al libro, y la crispación que le provocan algunas actitudes o reacciones su hijo.
En los momentos de ternura, los momentos lúdicos, las conversaciones padre e hijo son preciosas, con preguntas muy inocentes y típicas de los niños: ¿hay un cielo para los animales?, ¿cuántos mosquitos son necesarios para chuparte toda la sangre del cuerpo? El lector se pregunta: ¿Cómo es posible que alguien que se muestra tan afectivo en momentos como esos o como cuando está enfermo su hijo y le dice que hubiera dado cualquier cosa por ser él el enfermo y no su hijo, actúa de esa manera?
Hasta ese viaje, la comunicación con su hijo no había sido grande. Nunca había ido a su colegio, “desde ahora tendré que ocuparme de su educación”, se dice. Era algo que había dejado en manos de su madre “con las consecuencias previsibles”
Siempre se ha dicho que se odia más a quien más se ha querido. Por eso las dolorosas separaciones de las parejas. Es como lo vive el personaje de esta novela. Y del odio a la venganza, hay un pequeño paso que sólo necesita un desencadenante.
La venganza puede adoptar muchas formas. Una de ellas, de las más terribles, duras, es el dolor permanente que se puede provocar. Y así comienza a dibujar nuestro hombre su venganza, que sea duradera, que no desparezca nunca. Ya sólo con pensar la situación actual que estará viviendo su mujer con el secuestro, le compensa: “Solo el placer de imaginar la angustia de Ara me compensaba de toda esta mierda”. Pero a continuación, no pudiéndosela quitar de la cabeza, se pregunta: “¿Qué estaría haciendo en este preciso momento?
Hay algunas reflexiones interesantes para discutir que tienen que ver con la venganza que está tramando este hombre: “Las mujeres, cuando se enamoran, se vuelven medio tontas y se olvidan de todo, se vuelven gilipollas de remate”; “Pasan de todo menos de sus hijos, porque sus hijos son parte de ellas”.
Como no podía ser de otra manera, también hay alusiones a la moneda de cambio que representan los hijos en los matrimonios con problemas de convivencia y la utilización de los hijos como pelotas de pin pon. Los hijos son manipulados por los dos. “Mamá no es mala, es una hija de puta y una mentirosa y su recuerdo es igual de dañino”. En otros momentos, como antes señalaba, el hijo recuerda comentarios sobre su padre hechos por su madre.
Las descripciones del paisaje son ajustadas para contextualizar la huida: las calles de Bilbao y el Guggenheim, los pueblos próximos a la autopista, o los pueblos franceses del sur, por Las Landas. Acaso Hossegor o Capbreton.

Los rasgos que vamos conociendo dibujan lo que en psicología suele denominarse Trastorno Límite de Personalidad. Aparentemente tienen los que lo padecen un comportamiento social aparentemente normal pero basta que se altere en un punto el equilibrio inestable para que surja el conflicto, la violencia.
El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas. No se saben las causas. Una de ellas es la comunicación deficiente en la familia.
Lo interesante sería encontrar explicación y respuestas a la reflexión del personaje: “En algún momento de mi vida había cogido, sin ser consciente de ello, un desvío, un desvío equivocado, y ya nunca podría rectificar”.
Novela, por cierto, muy cinematográfica. No creo que fuese caro realizar una película sobre ella.
En definitiva una obra que atrapa al lector desde la primeras páginas, con un final abierto, que indaga en el comportamiento de las personas, el odio y el amor, la venganza y el desamor, las relaciones de los padres con los hijos… Una novela en la que todos son víctimas, aunque unos más que otros. Unos de un modo más pasivo y otros más activo o desencadenante.


1 comentario

Dos poemas de “Lanzo mi corazón al viento” de Pepe Poveda (próxima aparición)

 

La noche, mi amante

 

Aislado,

en medio de la nada,

con los ojos cegados de luz,

sin ver en la oscuridad,

buscando un refugio,

sordo a toda música,

poseído por el silencio,

bailando con los fantasmas,

de mi cerebro,

huyendo del amor que me  ahoga,

me dejo conquistar por la magia

de la noche.

 

¿Acaso es  melancolía?.

 

Es la evocación de los recuerdos,

que se desvanecen

y caen en el olvido.

Es la imagen de un cuerpo

que ayer era azul,

transparente como el cristal,

cristalino como una gota de agua,

y ahora es cuerpo sin contornos.

 

Aislado, me abrazo a la noche

me dejo querer antes que vuelva la luz

y amanezca.

 

Una gota de agua

 

Una gota de agua

es para la tierra

esperanza de vida

amor

a lo ignoto,

proyecto de futuro.

Prisionera, el agua

es el mensaje que envían las nubes

antes de ser mar,

preñada de luz

y de aire.

La gota como el hombre,

es efímera,

cumple el ciclo vital

y muere.

Una gota de agua es la música

del silencio, presagio

del torrente,

de aguas bravas,

de oleaje violento,

de naufragios,

de romance con la luna

y con las estrellas.

Una gota de agua es el reloj

que señala los minutos

de mi presencia,

es la voz

de mi conciencia,

es el sonido

de mi frágil esencia.

Una gota de agua

congrega otras gotas

y aliada con el viento

surca mares sin fronteras,

en un tiempo eterno.

Una sola gota de agua,

es además la lluvia,

que lava mis ojos

y refresca mi cara.

Una gota de agua.


Deja un comentario

KANON JOSHVENDI

 

Desde la aparición en internet  de los Aforunculismos atribuidos a Konshe Joshvendo, fueron necesarios cinco años para que el mundo los asimilase. Cuando, transcurrido ese tiempo, en abril de 2015 tuvo lugar en Amsterdam  la primera edición de las Jornadas Joshvendianas, el mensaje del maestro haba tenido tiempo de arraigar, como lo prueba la asistencia de 213 representantes de otras tantas comunidades extendidas por el mundo que se habían dado cita all para presentar y discutir sus interpretaciones de los escritos del maestro.

Tras quince das de exposiciones y debates, salpicados de las ya habituales iluminaciones súbitas, los representantes acordaron pactar un documento conjunto que fue finalmente aprobado por unanimidad bajo el nombre de Kanon Joshvendi.

Aunque el documento fue rechazado de inmediato por las comunidades que no habían participado en el evento, en la actualidad el Kanon Joshvendi es aceptado casi universalmente como una referencia canónica si es que tal adjetivo puede emplearse en un movimiento por su propia naturaleza iconoclasta como es el Joshvendismo.

En la clausura de las jornadas, quien fuera elegido como portavoz para la prensa dio a conocer el manifiesto, que figura a continuación:

1. La realidad es un sueño compartido por los cuerdos.

2. Ordenamos el mundo por categoras de opuestos y semejantes, pero los opuestos son puntos de vista convergentes del mismo objeto y los semejantes fluctúan inconsistentemente entre lo idéntico y  lo opuesto.

3. La cultura emanada de la moderna tecnología nos aleja cada vez más de lo que realmente somos y necesitamos ser.

4. La creencia en que solo existe una verdad es una herencia del puritanismo monoteísta que aún impregna nuestra visión de las cosas.

5. De la delirante dictadura racionalista de nuestra cultura surge la compulsión por condenar y renegar de las propias contradicciones.

6. El estruendo que produce la fricción de nuestros egos nos impide escuchar la sinfonía de la infinitud de formas de vida de las que dependemos.

7. Nuestra percepción más certera no se apoya en el pensamiento lineal y racional sino en el circular y paradójico.

8. El único absoluto es la relatividad de todas las cosas.

9. El mundo no está compuesto por los objetos que percibimos sino por los moldes que los producen.

10. Quien encuentre alguna coherencia en las afirmaciones anteriores es porque no las ha comprendido.

Tras la lectura, el portavoz, visiblemente alterado, describió a Joshvendo como un Dugpa, un linaje de magos negros tibetanos que viajan hacia atrás en el tiempo por el procedimiento de reencarnarse sucesivamente en uno de sus progenitores. Actividad contra natura que, segn los entendidos, hace peligrar la consistencia de nuestro orden temporal.

Tal afirmación puso en evidencia que el portavoz era un seguidor infiltrado de la peligrosa secta terrojoshvendista conocida como “Los sicarios del Tao”. Entre los forcejeos previos a su expulsión del local, tuvo tiempo de gritar que, antes de su próximo final, el mundo sería gobernado por su líder sobre la sangre de todos los herejes Joshvendianos.

Desde entonces, un espeso silencio se ha cernido sobre las comunidades Joshvéndicas, entre las que circula el rumor de que solo la reaparición de su desaparecido Maestro disiparía el peligro, y que ésta es inminente. ¿Volverá Konshe Joshvendo? Si es así ¿Cómo sabremos que es realmente él?