LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE

VISTAS Y PANORAMAS: EL PAISAJE Y LA MEMORIA EN LA POESÍA DE CARLOS ALCORTA

1 comentario

 

                                     “Luz y sombra, consumación y deseo, son formas de integrar en la la página las zonas desiertas de la memoria”                        

                                      Carlos Alcorta

 

Ya en el título de su libro Vistas y panoramas, Carlos Alcorta da las pistas de lo que vamos a encontrar en él. Y por si fuera poco explícito, la cita introductoria de Roger Bacon: “Contempla el mundo” termina por informar al lector.

El libro recoge algunos de los textos que aparecieron en la edición de Planeta Clandestino bajo el título Ritual de la luz en 2008, y que representan la tercera entrega de un proyecto que comenzó con la plaquette Doureios Hippos, en, 1987, con la que se dio a conocer como poeta,  y tuvo su continuación en Lusitania, 1988, ambos editados bajo el sello fundado por él junto a Rafael Fombellida, Scriptvm.

Vistas y Panoramas es un libro de prosa poética. A Carlos Alcorta no le gusta diferenciar los géneros literarios y no quiere adscribir su libro a ninguno concreto. Es un libro heterogéneo en el que hay poesía, fragmentos de diario, microrrelatos, metalitaratura, crítica y mucha reflexión. Está dividido en dos partes. La primera, Vistas, es más lírico, con una mayor, aparentemente, espontaneidad. La segunda, Panoramas, es más narrativa y en ella es más evidente la presencia del entorno.

El paisaje circundante, la naturaleza, que había ido cobrando protagonismo en sus libros anteriores, especialmente en Sol de resurrección coincidiendo con un cambio de domicilio suyo, aquí adquieren más relevancia. El yo urbano ha dado paso a un yo situado ante la naturaleza. Hay un reencuentro con ella en el que recupera, desde la memoria, desde los recuerdos, momentos, escenas, imágenes, olores, colores…

Está la casa de la infancia, la casa de los padres, los viejos caserones, los muros de piedra que cercan territorios del recuerdo, los espacios de los juegos, los trabajos del campo vinculados a las estaciones, en un espacio límite entre la ciudad y el mundo rural. Esa frontera de la pequeña ciudad de provincias, en la que se da un lenguaje mixto y hábitos, juegos, costumbres que remiten a ambos territorios. “Esta es la casa donde he nacido, pero aún difumina la bruma a lo lejos su silueta  de piedra en mi retina. ¿Merece la pena volver  a empezar, dar alas al recuerdo para que aflore el pasado? De nuevo cobran sentido los excesos de realidad, desplazan a los sueños”. Y en otro momento escribe: “Esa luz caprichosa como una frase sin puntación, me recuerda lo poco que me queda de lo que he perdido; esa luz es cuanto se interpone entre la realidad y el sueño”.

El paisaje, por otro lado, es un pretexto para evocar y para verse reflejado en él: “La lluvia persistente de las últimas semanas ha concedido una tregua y muestra ahora el paisaje, ese espejo que me refleja, la discreta desnudez de la desvalido”. “Todo lo que veo soy yo mismo y me constituye”.

El peso de la memoria tiene un poder determinante: “Frente a mí se extiende una claridad abovedada, retrospectiva, fraudulenta como todo lo que proviene de la infancia”. “¿Hablo de mí o   de esa imagen que recreo del pasado?”. “Ahora que me doy cuenta, son las consecuencias dilatadas en le tiempo de uno actos aparentemente triviales los que más me interesa interpretar, no la descripción enumerativa de objetos y actos deliberados. Aquí dentro  no se mueve aire alguno, no flotan sino los sueños”.

Los espacios citados pocas veces aparecen con su nombre concreto, reconocible (Córdoba, el río Erecia o Cubas, ante el Lignum Crucis…). Son ámbitos que pueden considerarse universales, pero que por lo general remiten a paisajes del norte.

Es frecuente que sean paisajes sin gente, si bien ocasionalmente la escena contemplada, por lo regular rodeada de una atmósfera serena y silenciosa, se vea interrumpida por los trabajos propios del campo: un segador, la música de una fiesta popular próxima,  un cambio de luz, unas nubes amenazantes de lluvia, el vuelo de un pájaro…

Son frecuentes los finales sentenciosos. Un ejemplo: “Más vale callar, porque también  el silencio, no las palabras, puede construir el mundo”.

La luz es una de las presencias más frecuentes en Vistas y Panoramas. Aparece ininterrumpidamente en sus poemas. Amaneceres, principalmente, y crepúsculos provocan las reflexiones del poeta situado en entornos evocadores, paseando o contemplativo. Son instantes fugaces sobre los que dirige la mirada y desea atrapar. También las nieblas, las brumas, el viento, la lluvia y los acechantes nubarrones que cercan un paisaje al que árboles y pájaros dan vida. Asimismo el agua es otro de los elementos persistentes en sus versos: la lluvia, el mar, los ríos, incluso en una bañera doméstica…

Hay dudas más que certezas en las reflexiones: “Entre tanta grieta sin sellar, entre tanta duda orbitando alrededor de la noche y el día ¿cómo no iba el sol a proyectar fantasmales sombras en este vejo decorado de fantasía?”.

Lo metapoético tiene una acusada presencia. Habla de la construcción del poema: “Un poema no se compone exclusivamente de imágenes externas, ni de vínculos prosaicos con la realidad. Fluctúan en él palabras convertidas en símbolos con palabras complementarias, casi vacías”; de llenarle de vida:   “Atrapar el azufre que tras de sí arrastran las horas, tal es, no otra, la incesante codicia que se encubre en el poema”; del poeta absorbido por la creación poética: “He transformado mi pasión por la poesía en una fórmula que me impide apasionarme por la vida. Me encierro en mí habitación. Estoy en cuarentena”; y de cómo la realidad se transforma a la hora de ser llevada al poema: “Así llegamos de la realidad  a la experiencia, para tergiversarla deliberadamente mediante la escritura, de tal forma que ni mi hija, que a compartió conmigo, consiga reconocerla”.

También habla de la escritura que redime: “Y aún así, encadenando verso a verso, mitigo el dolor de vivir y en el confuso reino del tiempo perdido asumo la naturaleza provisoria del entusiasmo o la decepción. Ese es el poder de la palabra. Su triunfo, mi desgracia”. En más de una ocasión Alcorta ha afirmado que la escritura le ayuda a conocerse, a comprenderse y comprender el mundo.

Alcorta habla también del paso del tiempo: “Mi pensamiento no conocía el proceso de la devastación que los años nos tienen reservados. La escritura es una forma de expiación personal, más auténtica que cualquier intento de reparar el daño causado”;  de la muerte: “Cuando la edad va cumpliendo sus etapas y  la muerte no es sólo algo que les ocurre a los otros, es distinta la mirada sobre las cosas”. Y, por último,  destacar ciertas referencias a lo social, más evidentes que en otros poemarios suyos. “El poeta no puede ser inmune a los acontecimientos que estamos viviendo”, afirma aludiendo a esa  presencia.

“La monotonía induce a la indolencia”, escribe Carlos Alcorta en uno de sus versos. No creo que él sea víctima de ese riesgo. Inquieto como editor y crítico, fecundo como poeta  y deseoso de probar otros lenguajes literarios (está ilusionado con el proyecto de una novela que tiene entre manos), con más de veinticinco años de escritura a cuestas, con Vistas y Panoramas, en plena madurez creadora,  ha conseguido, en mi opinión, a escribir su mejor libro.

 

Luis Salcines

Anuncios

Autor: latiendadelkirguise

Somos un grupo de amigos interesados en la actividad literaria y artística en general.

Un pensamiento en “VISTAS Y PANORAMAS: EL PAISAJE Y LA MEMORIA EN LA POESÍA DE CARLOS ALCORTA

  1. INTERESANTE REFLEXIÓN ENTRE LA “REALIDAD” Y LA POESÍA…
    PALOMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s