LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE

CY TWOMBLY (Virginia, 1928- Roma, 2011)

3 comentarios

     Está casi todo dicho sobre Cy Twombly pero no se agota lo que sugiere, será característica de los grandes esa capacidad para la evocación, la riqueza de ovillos como hebras de lana roja en nudos que parecen peonias, o trazos de letras y números en susurros sobre el lienzo. La carga profunda está ricamente sostenida porque hablamos de un hombre sensible, lector, amante de la poesía, del amor, de los lenguajes metafóricos, de los haiku.

 

Imagen

Cy Twombly, Suma, 1982. Colección Daros, Suiza

 

 Lienzos y voces

Como en un mercado en cualquier parte del mundo, en cualquier idioma, los lugares donde se vende y se compra, donde conseguimos el alimento, tienen algo de uterinos, de gritos graffiteros sobre el muro. El desorden de nombres y mensajes, Basquiat.

Sin menoscabo de la crítica que lo sitúa en la cima del arte contemporáneo; al contrario, porque debe estar en un lugar privilegiado aquel que llena sus lienzos del saber antiguo, de lecturas clásicas y referencias míticas constantes. Además de su amistad con importantes personalidades europeas y americanas de las artes tras la guerra, Twombly debió pasearse por los mercados italianos y debió escuchar a los pescadores en la lonjas de los pequeños puertos, a las vendedoras de fruta. En su pintura sin estridencias está la voz, no el grito; el trazo individualizado, no la paleta saturada; el color medido en su tono de pureza, lo justo. Una representación de las cosas que se antoja escasa en un entorno empachado y hambriento a la vez.

John Berger en 2002 hablaba del pintor del silencio: “I know of no other visual Western artist who has created an oeuvre that visualizes with living colors the silent space that exists between and around words.” (No sé de otro artista visual occidental que haya creado una obra que visualice con colores vivos el espacio de silencio que existe entre y alrededor de las palabras).

 Corrientes y equilibrios

Son complementarias las masas de arte que trae la puerta abierta de la historia. Cada generación se disfraza de ella misma y de otros en un esfuerzo por diferenciarse y definirse. No siempre ocurre encontrar un nombre propio, más bien, casi nunca aunque el esfuerzo sea grande, las apuestas, arriesgadas y el empeño a veces sin frutos.  Hablamos de alguien que fue haciendo su camino, eligiendo sus costas, sus silencios, sus tiempos. El exceso en occidente es sinónimo de ruido, de sobreinformación y está devaluado por contraste. Asistimos a una puesta en valor de la elipsis, del hueco, de lo blanco y el vacío que sostenga tiempo, ese que nos es negado en esta carrera hacia la salida. Las vanguardias de los sesenta, como todos los movimientos artísticos, escribieron el testamento de su tiempo y sus hijos recogieron el legado del expresionismo abstracto que nació en Estados Unidos hacia finales de los cuarenta y recibió aportes de la abstracción y el surrealismo.

Esculturas

Capítulo aparte merece el volumen de lo blanco. Como si se tratase de un poema visual, produce un efecto de limpieza blanca y triste, de sábana tendida al sol mediterráneo. Flores, hojas de palma, tejidos pintados, madera y restos. El sentimiento austero de la melancolía de líneas alargadas que continúa el trazado de los lienzos o las maderas en maderas también pero esta vez exentas, esculturas en que, como las flores rojas tomaron plano en las petunias de sus últimos lienzos; así las series de Poemas al mar, tomaron cuerpo en las esculturas hechas con materiales que recogió. Como expresa una obra continua de ida y vuelta, tensión y ligereza, letra y número, figuración y abstracción, color y blanco… parece que estas piezas no fueran otra cosa que sobresalientes sonidos para dar relieve al mapa que compuso.

Propuestas

La exposición que presentó el Museo Guggenheim de Bilbao en febrero de 2009,  muestra una estupenda selección de este autor y de parte importante y significativa de su obra. Comentarios sobre la adquisición de los nueve cuadros, Nueve discursos sobre Cómodo (1963), Suma (1982), Hero y Leandro (a Ch. Marlow) (1985), Las cuatro estaciones (1993-4), las peonias de su última serie de Floración. Dispersión de flores y otras cosas (2007).

http://www.guggenheim-bilbao.es/uploads/agenda_presentaciones/img/md/twombly_nuevos_discursos.jpg

 

Para acercarse a sus esculturas, se puede visitar la página que contiene la galería de esculturas de 1990 a 2002 en

http://www.cytwombly.info/twombly_gallery_sculpture_2.htm

 

Además, la lectura de los autores que él mismo tenía presentes: Lord Byron, Ch. Marlow, el clérigo y filósofo Robert Burton que en 1621 escribió Anatomy of the Melancoly, título que Cy Twombly puso a una obra en la que estuvo trabajando durante veintidós años.

Fue comentada la anécdota de la mujer que no pudo evitar besar uno de sus lienzos y dejó marcados sus labios de carmín en él, lo que molestó a Twombly. Sin arrebatos, cualquier forma que nos acerque a este autor nos hará, por el contrario, receptores de alguna de sus palabras, otro lienzo.

 

 Rosario de Gorostegui

 

 

Anuncios

Autor: latiendadelkirguise

Somos un grupo de amigos interesados en la actividad literaria y artística en general.

3 pensamientos en “CY TWOMBLY (Virginia, 1928- Roma, 2011)

  1. Charo, hoy, por tu voz de blancos y rojos, en ramillete , los he descubierto: Basquiat , y su Twombly, Twombly y Basquiat. No sé si llegaron a conocerse , sí que se conocían en alguna esfera entre los ovillos de lana y los pelos/nervios de punta… la apertura, desde la serena violencia o desde la más exquisita vulnerabilidad.
    Gracias.

  2. Cy Twombly & “Anatomy of the Melancoly” de Robert Burton!
    Grata e interesante sorpresa nos trae Charo al ver que Cy Twombly dedicó gran parte de su vida artística a reflejar en la tela esta obra capital de la cultura occidental que el melancólico oxoniano Robert Burton, aquel filósofo-clérigo “prisionero” en su biblioteca a perpetuidad, la gran biblioteca del Christ Church College donde destiló todos los fluidos “humores” del pasado en su única e inmensa “Anatomía de la Melancolía” compendio de todas las pasiones humorales… Una de las referencias básicas de Burton fue otro pintor: Durero y su inagotable grabado con el Ángel de la Melencolía, enigma que siempre sigue y seguirá diciendonos cosas. Cy Twombly llegó a la última frontera de la pasión expresiva abstracta, sus borrones en esa obra parecen rayar el autismo plástico. Melancolía, melancolía! ¿qué sería de nosotros sin tu aleteo?
    Mariano Gómez de Vallejo

  3. Como siempre Charo despliega un gran conocimiento amplificado por su exquisita prosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s