LA TIENDA DEL KIRGUISE

lugar de encuentro de los componentes y amigos del colectivo TERRITORIO KIRGUISE

Del cuadro de Mariano Gómez De Vallejo “El Yo Moderno” (I). Por Giulio Romano

2 comentarios

   Tras haberme distanciado un tanto del autor de esta obra, tuve la casual oportunidad de reencontrarme con ella… A juzgar por las sombras de la proyección eléctrica, debe ser de noche en ésta un tanto accidental nature morte. Se adivina la silla de madera donde se asientan las prendas: gorra, gabardina. También, en la misma, la cartera portafolios y el bastón. ¿Hay algo más que estos objetos nos puedan decir?

Imagen

   Volvamos a las prendas. La gorra está jaspeada en espigas de musgosos y liqueneados verdes; tiene en sus dibujos la firma probable de los añejos telares del irish tweed; también su forma nos lleva a esos brumosos climas. Del mismo modo la gabardina-trinchera; prenda que, tras salir del mortífero barro de la Gran Guerra, se impuso la distinción práctica de una cierta elegancia. El portafolios, la cartera, de cuero: sea quizás esto lo que lo que mejor nos sitúe en el tiempo, un diseño de la primera mitad del pasado siglo y que, dado su aspecto, su factura de guarnicionero, el cálido color, lustre aún, no de excesivo desgaste, nos hable del siglo mediado. El bastón destaca por su empuñadura casi dorada, ya que en realidad está hecha de bruñido latón, material habitual de pomos y ornamentales remates. Relevancia especial adquiere el hecho de que represente una cabeza de caballo, que sabemos que es un caballo: un caballo simbólico, pues la figura está resuelta de un modo poco naturalista; por su estilo arcaizante podemos pensar que provenga su forma o la inspiración de su forma de alguna parte del Medioevo, incluso anteriormente, céltico tal vez. El caballo es comodín de múltiples potencias simbólicas, y, entre ellas, la de símbolo funerario. Fue tal su importancia que tras la muerte de los caudillos se inmolaba su caballo para que siguiera guiándole en el Más Allá. ¿Alguien concibe un caballero sin montura? ¿Y sin espada? ¿Podría ser este bastón ahí apoyado un bastón-estoque?

   Todo nos dice que son las típicas prendas de caballero, y más en esa época. Pero ¿quién es? ¿Quién ha dejado así las prendas? Se podría deducir que, quien haya sido, no debe habitualmente vivir ahí. Normalmente no se dejan las prendas así en tu propia casa: se dejan en el zaguán, se cuelgan en un perchero, o se ocultan en el vestidor. Alguien ha llegado y ha dejado sus cosas, se ha despojado de ellas casi apresuradamente (pues pese a todo parecen mantener cierta equilibrada colocación). Tal vez ha subido después por la escalera. ¿Qué hay arriba? O mejor, ¿quién hay arriba? ¿Un enfermo? ¿Se trataría pues de un médico al que han llamado? No parece, pues habría subido la cartera con sus útiles al menos. ¿Un hombre de leyes? ¿Un profesor de historia, de equitación? ¿El amante? Bien mirado, éste podría desempeñar cualquiera de esas profesiones. A juzgar por la imagen, poco más podríamos saber sobre el dueño de estas prendas aparte de que quizás cojeé.

    Pero queda la inscripción en la cartera, casi un lema, repujado en cordobán o inciso más bien, la clave para esclarecer la imagen: EL YO MODERNO. Las prendas, los objetos que nos acompañan y a los que cargamos de valor, arropan nuestro ser, visten nuestra personalidad, refuerzan la ilusión de nuestra propia y única identidad. Una identidad moderna, individual, portátil; una identidad objetual; que aún precisa para ser el apoyarse en los objetos. En este tipo de objetos personales que, como los rasgos, pueden llegar a heredarse. A veces…

    Los objetos también, cuando alguien ya no está, pueden llegar a tener incluso su carga fantasmal.

Giulio Romano

(Este ensayo fue publicado por vez primera en Maisontine nº6, 2011)

Anuncios

Autor: latiendadelkirguise

Somos un grupo de amigos interesados en la actividad literaria y artística en general.

2 pensamientos en “Del cuadro de Mariano Gómez De Vallejo “El Yo Moderno” (I). Por Giulio Romano

  1. ¡Qué tiempos aquellos!

  2. ¡Bravo!, me lo he encontrado: cuadro y reflexión, ¡ qué bonito !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s